¿Quieres saber si sufres acoso laboral? Lee las señales

acoso

Hola!

Puede que tengas la sensación de que no existas, que te hagan desplantes, te griten o intenten intimidarte a través de sus palabras o del comportamiento, que te hagan ver que no puedes pedir lo que necesitas.

Puede que las personas que se tienen que reunir contigo no lo hagan y no te avisen, o se reunan con otras personas sabiendo que tú también estás ahí, que no cuenten contigo para solucionar algún problema, o que busquen evaluarte y te enteres por terceras personas.

Puede que de pronto todo sean obstáculos para que no evoluciones ni personal ni profesionalmente; ascensos, reconocimientos, formación …

No toman en cuenta o tiran abajo tus ideas, propuestas, decisiones, en presencia de otras personas o no. Nunca reconocen el trabajo que haces, o pueden ser directos en decirte que no eres útil, o te asignan tareas que están por encima de tus posibilidades o sin enseñarte como se hacen.

Alteran la realidad en sus discursos para hacerte sentir mal, hablan de ti sistemáticamente, para que renuncies o te echen. Todo menos dejar de mirar la paja en el ojo ajeno y pasar a mejorarse a sí mismos.

Cuando hablan de tus cosas personales a terceros sin motivo y sin pedir permiso. Hablan de tus dificultades para tener un argumento que te señale como persona innecesaria.

Te hablan constantemente de tu contratación, y te condicionan. Se aprovechan de tu posible situación de vulnerabilidad.

Hacen comentarios sexuales hacia ti como llamarte “Bombón” en lugar de por tu nombre, o te insinuan que para conseguir ciertas cosas a nivel laboral está condicionado a un acto sexual, a través del “juego” alguien toca tus zonas íntimas.

Hacen cosas que pone en riesgo tu vida o el bienestar y calidad de vida de otras personas a nivel físico, emocional, social…

No te dan las herramientas necesarias para que te formes ni para que hagas las cosas de manera normalizada, y te tienes que buscar la vida, te mienten en los objetivos y condiciones laborales.

Espero que sea de tu ayuda. No estás loco o loca, ni tan siguiera en soledad ante esto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *